Siendo un estilo moderno, recoge la fuerza y elegancia de los antiguos estilos tradicionales

japoneses, con la contundencia y la eficacia necesarias para adaptarse perfectamente a los requerimientos reales del combate actual y al mismo tiempo es accesible para todo tipo de practicantes.

Además de su eficacia, la práctica continua de este completo sistema de defensa ayuda a mejorar el equilibrio interno, la concentración y la disciplina, contribuyendo a alcanzar altos niveles de seguridad y confianza en uno mismo.

El sistema Jukoshin Ryu se basa en un amplio conjunto de técnicas que buscan la eficacia directa y simple en situaciones reales de defensa personal, enfatizando en el ahorro de movimientos y de gasto superfluo de energía y eliminando, por lo tanto, todo aquello que solo aporte espectacularidad o exhibicionismo. Su amplia variedad de movimientos permite que cualquier practicante serio de este estilo, encuentre un gran número de soluciones prácticas para su defensa sin importar cual sea la edad, sexo o condición física del mismo, pudiendo prescindir de aquellas otras que no se adapten a su forma de trabajo o a sus cualidades físicas